sábado, 25 de junio de 2011

SISTEMA EXCRETOR HUMANO

El aparato excretor es un conjunto de órganos encargados de la eliminación de los residuos nitrogenados del metabolismo, conocidos como orina, que la conforman la úrea y la creatinina. Este aparato se compone de estructuras que filtran los fuídos corporales (líquido celomático, hemolinfa y sangre). En los invertebrados, la unidad básica de filtración es el nefridio, mientras que en los vertebrados es el nefrón. El aparato urinario se compone, fundamentalmente, de dos partes que son:
  • Los órganos secretores: los riñones, que producen la orina y desempeñan otras funciones.
  • La vía excretora: que recoge la orina y la expulsa al exterior.
Está formado por un conjunto de conductos que son:
  • Los uréteres, que conducen la orina desde los riñones a la vejiga urinaria.
  • La vejiga urinaria, receptáculo donde se acumula la orina.
  • La uretra, conducto por el que sale la orina hacia el exterior, siendo de corta longitud en la mujer y más larga en el hombre denominada uretra peneana.

La orina se forma básicamente a través de tres procesos que se desarrollan en los nefrones. Estos procesos son los siguientes:
  • Filtración: Es un proceso que permite el paso de líquido desde el glomérulo hacia la cápsula de Bowman . El líquido tiene una composición química similar al plasma sanguíneo, pero sin proteínas.Cada 24 horas se filtran, en ambos riñones, 180 litros, aproximadamente. Los factores que influyen en la filtración glomerular son: flujo sanguíneo y efecto de las arteriolas aferente y eferente.
  • Re-absorción: Muchos de los componentes del plasma que son filtrados en el glomérulo, regresan  a la sangre. Es el proceso mediante el cual las sustancias pasan desde el interior del túbulo renal hacia la sangre. Este proceso, permite la recuperación de agua, sales, azúcares y aminoácidos que fueron filtrados en el glomérulo.
  • Secreción:Una vez formada la orina en los glomérulos, discurre por los túbulos hasta llegar a la pelvis renal, desde donde pasa al uréter y llega a la vejiga,  donde es almacenada. Cuando el volumen  supera los 250-500 cm3, sentimos la necesidad de orinar, debido a las contracciones y relajaciones del esfínter, que despierta el reflejo de la micción. La cantidad de orina emitida en 24 horas en el hombre es de aproximadamente 1500 cm3. El aumento por encima de esta cifra se denomina poliuria y la disminución oliguria.


    Todo el riñón está cubierto por una cápsula de tejido conectivo colagenoso denso denominada cápsula nefrótica, y sobre su borde medial esta una incisura denominada hilio renal, en donde podemos apreciar la salida de estructuras vitales, como la arteria, venas renales y el uréter.
    En un corte longitudinal de un riñón, se pueden reconocer tres partes:

    • La zona cortical es de aspecto rojizo oscuro granulado y rodea completamente a la médula renal enviando prolongaciones denominadas columnas renales que se injertan en toda la profundidad medular.
    • La zona medular presenta el doble de espesor que la cortical y unas estructuras de color rojizo muy claro con forma de pirámides, denominadas pirámides Malpighi, que se separan por las columnas renales.
    • Las papilas renales se distribuyen dentro de un cáliz menor en forma de embudo. Cada riñón humano posee de 8 a 18 pirámides, existiendo también de 8 a 18 cálices menores, y de 2 a 3 cálices mayores.

                 

    La estructura del riñón está compuesta, principalmente, por tres partes:
        • Los uréteres, que son dos conductos de unos 21 a 30 cm. de largo, delgados, aunque de calibre irregular, que llevan la orina desde la pelvis renal a la vejiga, en cuya base desembocan formando los llamados meatos ureterales, cuya disposición en válvula permite a la orina pasar gota a gota del uréter a la vejiga, pero no viceversa. Su interior está revestido de un epitelio y su pared contiene músculo liso.
        • La vejiga es un órgano hueco situado en la parte inferior del abdomen y superior de la pelvis, destinada a contener la orina que llega de los riñones a través de los uréteres. Su capacidad es de unos 700-800ml. Su interior está revestido de una mucosa impermeable a la orina. Su pared contiene un músculo liso, que contrayéndose y con la ayuda de la contracción de los músculos abdominales, produce la evacuación de la vejiga a través de la uretra. A esto se llama micción. 
        • La uretra permite la salida al exterior de la orina contenida en la vejiga. Esta es mucho más grande en el hombre que en la mujer. Tiene muchos segmentos: uretra prostática, uretra membranosa y uretra esponjosa. La uretra puede dividirse en dos segmentos: la uretra anterior y la uretra posterior, separados por un esfínter de músculo estriado, situado a unos 3,5 cm. de la vejiga. En la uretra se desembocan diversas glándulas.




          El riñón tiene un conducto de entrada de la sangre, que en su interior se produce la limpieza o el filtrado de esta sangre, y que el producto de desecho es la orina, que se conduce hacia la vejiga a través del uréter.
          El exceso de las sustancias químicas presentes en la sangre, como el sodio, el fósforo y el potasio son eliminadas o retenidas por el riñón para regular sus niveles en el cuerpo.  
          Si los riñones no limpiasen los desechos de la sangre, se produciría un aumento de los mismos en la sangre que dañarían al organismo.
          Los riñones también producen hormonas y desarrollan funciones metabólicas importantes:
          • La eritropoyetina (EPO): Estimula la producción de glóbulos rojos en el interior de la médula de los huesos.
          • La renina: Sirve para regular la presión arterial.
          • La forma activa de la vitamina D: ayuda a regular el metabolismo calcio-fósforo y la secreción de hormona paratiroidea (PTH) en las glándulas paratiroides.
          Es importante saber cuando los riñones sufren alguna enfermedad, porque todas estas funciones importantes que realizan ya no se desarrollarían normalmente y afectaría en el organismo.







Enfermedades del Sistema Excretor
La más habitual de todas las son los “cálculos renales”, que afectan a los riñones, son piedras formadas por precipitación de sales diferentes. Cuando se mueven y se expulsan por los uréteres, producen los llamados cólicos nefríticos, muy dolorosos y pueden llegar a obstruir el uréter. Se previenen tomando aguas pobres en sales.
La cistitis es otra enfermedad urinaria bastante común, que cursa con inflamación de la vejiga de la orina. Causa molestia en los genitales y normalmente requiere el tratamiento con antibióticos.
La nefritis, o inflamación del riñón, es el resultado de un proceso inflamatorio difuso de los glomérulos renales teniendo como base un fenónmeno inmunológico. Sus características principales son la presencia de albúmina,hematíes, leucocitos, y cilindros hialinos o granulosos en la orina. Es mucho más frecuente en la infancia y adolescencia que en la edad adulta.
La hidronefrosis es el resultado de la obstrucción del flujo de orina en la vía excretora, que casi siempre es consecuencia de anomalías congénitas de los uréteres o de una hipertrofia prostática.
La pielonefritis es una infección bacteriana del riñón. La forma aguda se acompaña de fiebre, escalofríos, dolor en el lado afectado, micción frecuente y escozor al orinar. Tiene una  larga evolución, progresiva, por lo general asintomática (sin síntomas) y que puede conducir a la destrucción del riñón y a la uremia. La pielonefritis es más frecuente en diabéticos y más en mujeres que en hombres.
La uremia es la intoxicación producida por la acumulación en la sangre de los productos de desecho que suelen ser eliminados por el riñón. Se caracteriza por somnolencia, cefalea (dolor de cabeza), náuseas, insomnio, espasmos, convulsiones y estado de coma.
El tumor de Wilms, que es un tumor renal muy maligno, es más frecuente en los niños pequeños. Los últimos avances en su tratamiento han conseguido la curación de muchos niños con esta enfermedad.
Otras afecciones son producidas por la alteración funcional del riñón (insuficiencias renales). Por diferentes causas, los riñones no realizan su función filtradora y esta debe realizarse con una máquina especial; es la hemodiálisis. La sangre del enfermo ha de pasar, periódicamente, por una máquina que la limpia. El único remedio, en muchos casos para estas alteraciones, es el trasplante de un riñón.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada